wrapper

  • • Inicia Montserrat
  • • Se espera mucho
  • • Sus antecesores
  • • Y la inseguridad

Por: Maquiavelo

Será este último jueves del mes que concluye, cuando asuma la abogada MONSERRAT CABALLERO RAMÍREZ, como alcaldesa del 24 Ayuntamiento de Tijuana, esta fecha fija el inicio de la esperanza de ciudadanos que confían en que el nuevo gobierno municipal será de efectividad en todos los sentidos.
Uno de los clamores de la comunidad es que se atienda la limpieza, urbanización y alumbrado de centenares de colonias hasta ahora abandonadas por los gobiernos del priista CARLOS BUSTAMANTE ANCHONDO, el emanado del Partido Acción Nacional JUAN MANUEL GASTÉLUM BUENROSTRO, y del abanderado de Morena ARTURO GONZÁLEZ CRUZ, mismo que abandonó el cargo para irse a hacer política.
Como se observa, tanto del PRI, PAN o Morena, los 3 recientes presidentes municipales fallaron a la ciudadanía, tanto a quienes votaron por ellos como a los que les negaron sufragar a su favor.
Al empresario CARLOS BUSTAMANTE, lo acusan entre diversos actos de corrupción, el haberse embolsado 13 millones de dólares como botín que le produjo la compra de lámparas para alumbrado público, aunque también alcanzaron otro millón de dólares, el hijo del alcalde, así como ROBERTO BELTRONES RIVERA, que entonces era el secretario de Gobierno Municipal.
Mientras tanto el panista JUAN MANUEL GASTÉLUM, también fue acusado de innumerables acciones al margen de la ley, como la renta de patrullas, al igual que camiones para el servicio de recolección de basura y por negociar equipo de alumbrado púbico a altos costos, cuando en realidad el precio de las lámparas era inferior a lo facturado.
Tan solo de esos 2 presidentes municipales fueron 6 años de continuo abandono a las colonias más necesitadas de obras de urbanización, de un desastroso servicio de limpia y de padecer un abandono absoluto en materia de apoyo social.
Pero la corrupción por los aspectos referidos y muchas cosas más, no solo fue privativo por los gobiernos de gente del PRI o del PAN, pues ARTURO GONZÁLEZ CRUZ, el primer alcalde que abanderó a Regeneración Nacional, también falló incurriendo en actos de corrupción y por dejar de lado a gran parte de la ciudad que por décadas ha sufrido la carencia de un buen gobierno.
De CARLOS BUSTAMANTE, hay que decir que fracasó en su intento por ser gobernador, en tanto que JUAN MANUEL GASTÉLUM, fue víctima de su pésima administración y se estrelló cuando intentó ser reelecto.
Pero el del PRI como el panista, fueron rebasados por el mal gobernar del morenista ARTURO GONZÁLEZ CRUZ, dedicado a negocios particulares, y a intentar escalar políticamente al grado que incumplió a los tijuanenses, porque su meta era la candidatura a gobernador.
Ahora es diputado federal, aunque lo persigue una indagatoria que pesa en su contra por el homicidio de un chantajista que a través de una página de Internet, el cual se dedicaba a estafar a empresarios, políticos, funcionarios y hasta periodistas.
Junto al entonces alcalde, también la Fiscalía General del Estado investiga por el acribillamiento del extorsionador a otros 2 funcionarios del mismo 23 Ayuntamiento.
Pero cual es el mayor problema de los tijuanenses y que va creciendo por omisión de los referidos ex alcaldes, pues la inseguridad en toda la extensión de la palabra.
Sabido es que mientras decenas de patrullas y motocicletas de la Policía Municipal, se dedican a extorsionar a conductores, especialmente con placas de California, en la Avenida Revolución, Zona Centro y Zona Norte, en contraste centenares de colonias populares carecen de la vigilancia más elemental, al grado de que el robo de vehículos, atracos a mano armada y asesinatos, se cometen sin recato alguno.
La impunidad que parece ser un acuerdo descarado entre el gobierno y el crimen organizado, es lo que permite que homicidios se multipliquen mientras los autores de crímenes a plena luz del día al interior de domicilios particulares y hasta en centros comerciales, se den a la fuga sin que nadie sepa de su paradero.


LA VIOLENCIA

En torno al principal prospecto a ocupar la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, FERNANDO SÁNCHEZ, en efecto es un profesionista que en su quehacer como funcionario goza de una conducta intachable.
Es posible que la experiencia de FERNANDO SÁNCHEZ, como secretario de Seguridad Pública del Estado, sea un punto de apoyo para ejercer un buen trabajo en el desempeño que le confiaría la alcaldesa MONSERRAT CABALLERO, pero debe considerarse que ante todo quien esté al frente de esta responsabilidad, tiene que entrar haciendo una limpia de los malos policías que, al servicio del crimen, se han incrustado en las filas de la corporación.
En efecto el problema de la violencia cotidiana en todos los aspectos, es lo que preocupa al empresariado, a turistas y a la ciudadanía en general, pues ahora las balas de gatilleros que van a ejecutar a sus víctimas, alcanzan cada vez más personas ajenas a esos ataques armados.
Es menester puntualizar que el avance y crecimiento de los cárteles del narcotráfico, ha sido permitido por los gobiernos de BUSTAMANTE, GASTÉLUM y del mismo GONZÁLEZ CRUZ, situación que por consiguiente da paso al incremento de los delitos en Tijuana.
Con el inicio del próximo mes, también da comienzo una esperanza para que la comunidad en general y quienes arriesgando su capital sostienen miles de fuentes de empleo, anhelan certidumbre en materia de seguridad.
Así es que, en menos de una semana, con MONSERRAT CABALLERO RAMÍREZ, da inicio el trienio de la esperanza, con ello se espera mejore la urbanización, el alumbrado público, recolección de basura, apoyo social, pero, ante todo la seguridad ciudadana.


Confidencial Político, columna de análisis, que, a más de medio siglo de su creación, como edición impresa, ahora resurge a través de las redes sociales.

Confidencial Político, bajo la firma de Maquiavelo, nace en el Diario Baja California fundado en 1947.

Actualmente se publica vía digital, como periodicobajacalifornia.info.

Nicolás Maquiavelo, filósofo y escritor italiano, considerado padre de la Ciencia Política moderna, en 1513 escribió en Roma “El Príncipe” su tratado de doctrina política.